LINDISIMA Meditaciones

Otras Meditaciones

Únete a nuestro club: Lindisima club


Manos a la obra

--


En varias ocasiones he hablado de la importancia de actuar. Lo contrario de actuar es hacer planes y nunca realizarlos. Continua abajo   


 

 

 

 
--
Hace poco arregle mi antiguo laboratorio. Es un cuarto en el sótano de mi casa. Es un cuarto bonito en el que pase incontables horas formulando y evaluando cosméticos. Cuando deje de usar este cuarto estaba ordenado, de repente empezamos a usarlo para almacenar cualquier objeto que no tenia lugar preciso en la casa. Como te imaginaras se lleno de cosas, desde arreglos de navidad hasta manualidades y revistas viejas.

Cada vez que pasaba frente al cuarto me ardían los ojos. Aun cuando la puerta estaba cerrada y no podía ver el desorden me lo imaginaba. Cada vez que pasaba me decía tengo que ordenarlo.

En mi mente tenia planes sobre como ordenarlo. En primer lugar de acuerdo a mis planes iba a evaluar que podía vender en Craig List, segundo comprar repisas o libreros etc. En fin un plan un poco complicado.

Un día mi esposo me dijo, mañana vamos a ordenar ese cuarto. Le explique mi plan y él me respondió: él mucho abarca poco aprieta, empecemos sencillamente organizándolo y tirando lo que no sea indispensable. Mañana llegó y vi que a mi esposo se le habían pasado las ganas de arreglar el cuarto.

Yo me anime y me dije voy a empezar aunque no termine porque ya casi es hora de almuerzo y tengo que cocinar. En 45 minutos arregle todo (mi esposo me ayudo). Al principio no sabia ni como comenzar, no quería deshacerme de nada ni tirar nada (en caso de que después sirva). Al final puse en una bolsa para donar y en otra para tirar todo lo que pude y organice el resto.

No podía creerlo por meses pensé en organizar este cuarto y todo lo que tomó fueron 45 minutos. Mi madre no lo hubiese pensado ni por un momento y se hubiese puesto a organizar mientras hablásemos sobre cómo organizarlo. Pero hay personalidades diferentes.

Muchas de las acciones que deseamos tomar, de los planes que deseamos realizar toman menos tiempo y esfuerzo del que creemos. Otros tomaran más. Pero cuando algo nos molesta mucho o una acción necesita tomarse lo mejor es tomarla o descartarla pero no tenerla en nuestra mente robándonos energía o puede ponerse en una lista escrita para después.

Es bueno soñar y expandir nuestra mente. Es bueno saber que no todos nuestros sueños serán realidad o tienen que ser realidad. Pero es importante saber cuando tomar acción y dejar de planificar.

En consultaría hay una frase muy real: paralización por análisis. O sea que se analiza tanto que no se toma acción. Como escritora se que un escrito puede editarse miles de veces y siempre habrá formas de mejorarlo, pero esto no es productivo y hay que ponerle un fin. Lo mismo pasa en nuestra vida a veces hay que parar de analizar y planificar y poner manos a la obra.

¿Tienes algún plan que necesite acción? Escribe el plan y luego los pasos que requiere, asígnale tiempo a cada paso y haz algo cada día o cada semana. Como dice otra de mis meditaciones “Como se puede comer un elefante: mordida a mordida” u otra “Un viaje de mil millas empieza con un paso”
      










 

Lindisima.  El punto de la belleza Integral.  Consejos de belleza, masajes, aromaterapia, yoga, dietas, meditación, maquillaje, Spa,
 recetas y faciales. Belleza integral y natural. 
Copyright © 1999-2018 Lindisima.  All rights reserved.  Derechos reservados